Diario de lecturas: El contraensayo de Abenshushan

Me gusta como escribe esta escritora, en parte porque no tiene pelos en la lengua. Las palabras fluyen en sus ensayos de una manera natural, lo cual la hace fácil de leer, pero eso no es lo que realmente lo más interesante de esta escritora. Lo más interesante es su basto conocimiento de la literatura y me hace pensar en las horas que ha debido pasar leyendo a lo largo de su vida.

Apenas hace unos días decidí que una de las mejores maneras de ahondar es ver, escuchar y leer (cuando no se puede escuchar). He escuchado a Borges y me gusta tenerlo como maestro. A veces me parece que su voz es la que tendría una biblioteca, si las bibliotecas pudieran hablar.

Mini resumiendo los 12 puntos del Contraensayo del Abenshushan

  1. La literatura y la industria no se mezclas = monstruos peligrosos salen de esta combinación.
  2. La influencia y poder de los mercados nos tienen tan atragantados que es la hora de cambiar el ensayo.
  3. El mercado crea espejismos y demanda productos Kitsch.
  4. El ensayo está podrido porque hemos dado lo más valioso que tenemos, el tiempo, a cambio de una vida falsa, llena de objetos inútiles. Se pudrió en la Universidad, en las revistas, en las estanterías de las librerías más famosas. El blog, a pesar de ser un lugar perfecto para la experimentación, se ha rendido a la formalidad.
  5. Argumento contra Oliva y Yépez.
  6. El ensayista, y esta puede que sea la definición más bonita que he escuchado nunca, “cree en la posibilidad, practicada por Montaigne, de convertirse finalmente en sí mismo”. Me encanta pensar que en la posibilidad de que ese encuentro. El ensayo, proporciona “una excursión peligrosa hacia los dilemas más personales, un viaje que no excluye la posibilidad de una transformación. ¡Qué peligro un hombre nuevo! Nada de eso es posible en el horizonte de los artículos de consumo masivo, situados estratégicamente en los lobbies de los hoteles, las mesitas de centro y los portales de café: botana para aliviar el aburrimiento de las horas muertas.”
  7. La única manera de liberar al ensayo es utilizando sus herramientas corrosivas.
  8. El ensayo como escrito experimental, que se puede hacer desde una deriva.
  9. El ensayo, debería ser un ente sin restricciones ni límites de palabras, porque mi querida universidad, insistir en arial o times new roman 12 es lo más aburrido que he podido hacer en mi vida. Restringir la fuente y el tamaño es una castración visual que no conduce a la escritura. Y si hablamos de la extensión no digamos nada.
  10. El blog es una zona experimental liberada, es la patria del ensayo.
  11. La indomabilidad del ensayo hace que se resista a ser metido dentro de las casillas del género.
  12. Genealogía de ensayistas mexicanos libres y no corruptos por el sistema (1971 y 1982)
  13. La autocrítica del ensayo
  14. Llamamiento:”Si las termitas de la reducción, esa forma en que los medios estandarizan la cultura en su nivel más bajo, han tomado al ensayo por rehén, entonces escribamos contraensayos libres, arrojados, extraños, imprevisibles. Dejar de llamar novela al folletón y ensayo a la prosa enlatada podría ser otra forma de hacer evidente nuestro descontento. Pero, ¿se trata sólo de un problema nominal, o de un desgaste más profundo? Soy ensayista, no agotaré el tema (mejor lean algunos contraensayos a continuación).”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s