SPA 436 – PONIATOWSKA INTERVENIDA

CINE PRADERA

Admirada Señorita Arnoul:
Le escribo para expresarle el profundo viraje de mi espíritu, debido a la buena impresión que su última actuación me causó. Esta tarde, más bien, esta noche, usted me hizo sentir de una manera inimaginable. Ignoro si le importa saberlo, pero soy un hombre nuevo. ¿Se da usted cuenta? Seré un aficionado que con devoción seguirá su carrera cinematográfica en la pantalla de todos los cines de estreno y de barrio. Su película Fruto Prohibido me ha convertido en su más devoto admirador.
Sentado en una cómoda butaca, fui uno de tantos, un ser perdido en la anónima oscuridad, que de pronto se sintió atrapado en una felicidad individual, contagiosa y ensimismante. Cuando usted actuaba mi corazón latía con intensidad. Hasta hubo en canalla que rió descaradamente, mientras yo la veía desfallecer en brazos de ese galán abominable que la condujo a usted al último extremo de la degradación humana. Pero que buena actriz que es usted. Me quito el sombrero ante tremenda demostración de sus habilidades como actriz.
Dirá usted que soy un soñador, un excéntrico, uno de esos aerolitos que caen sobre la tierra al margen de todo cálculo. Créame usted: en Esclavas del Deseo fue besada, acariciada y agredida con exceso. No sé si mi memoria exagera, pero en la escena del cabaret no tenía usted por qué entreabrir de esa manera sus labios, desatar sus cabellos sobre los hombros y tolerar los procaces ademanes de aquel marinero, que sale bostezando, después de sumergirla en el lecho del desdoro y abandonarla como una embarcación que hace agua, a pesar de lo difícil de la escena, usted se entregó completamente al personaje al que usted encarnaba y nos hizo sentir a todos los que estábamos sentados en ese cine como participantes de una realidad alterna.
Yo sé que los actores se deben a su público, que pierden en cierto modo su libre albedrío y que se hallan a la merced de los caprichos de un director perverso; sé también que están obligados a seguir punto por punto todas las deficiencias y las falacias del texto que deben interpretar, por todo su esfuerzo otra vez me quito el sombrero con admiración.
Espero ansioso las nuevas producciones en las que usted encarne otro nuevo personaje. De verdad que se merece un premio a la mejor actriz de momento. Si es que mi viejita santa ya lo decía! ¡en la pantalla grande solo valen las buenas actrices! Así es que… señorita Arnoul. Tómelo usted, si quiere, como el más sincero alabo de su nuevo fan.
 Y  que sepa usted que mi mujer es una ávida y fiel admiradora suya que buenamente no desaprovechaba la oportunidad de ir conmigo al cine. Recuerdo su regocijo aquella noche en que, conmovida por su actuación mi mujer no paró de llorar durante diez minutos…
A propósito de su voz, sepa usted que me puse a estudiar el francés porque no podía conformarme con el resumen de los títulos en español, aberrantes e incoloros. Aprendí a descifrar el sonido melodioso de su voz, y con ello  entendendí la dimensión tan profunda de sus palabras que me resultaron increíbles.
Le cuento que mi mujer y yo nos encontramos más unidos que nunca ya que compartimos nuestro gusto por las buenas películas y las buenas actrices. Dondequiera que estemos se complace en recordarla, dice que debemos seguir yendo a ver la mayor cantidad de películas posibles, ya que con todos los adelantos de la ciencia hay muchas por ver. Alega, nada menos, que daría lo que fuese por ser usted, aunque yo le digo que mi mujer es perfecta. Y a fuerza de demonstrárselo ha decidido tomar clases de interpretación y teatro en la Universidad de Artes Bellas. No sé qué va a ser de mí si la descubre un caza-talentos. Yo siempre he creído en el potencial de mi mujer y me gusta apoyarla en todo lo posible y si de paso es descubierta, lo mismo un día tenemos la suerte de tenerla a usted como amiga.
Bueno Señorita Arnoul, la dejo. No le pido siquiera un autógrafo, porque se que está usted bien ocupada y no estoy seguro que esta carta de agradecimiento le llegue.
Créame sinceramente su servidor.
PD: Olvidaba decirle que si alguna vez pasa usted por la capital por Navidad, sería nuestro sueño que nos visitara. Ya se que es algo poco convencional y que en realidad no nos conocemos de nada, pero soy empresario de una fábrica y todos los años tenemos una función de caracter donativo para ayudar a familias de barrios más pobres y como se imaginará con su presencia ayudaría a atraer atención a nuestra causa. Si por algún casual resulta que le interesa, puede contactarnos para que le enviemos información acerca del evento, pero no se vea usted en la obligación de hacerlo. Gracias otra vez.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s