SPA 436 – ANONIMATO BLOGISTICO

Antes de empezar a hablar de lo que realmente quiero hablar en este “post”, quiero hablar del anonimato blogístico. Toma ya! me acabo de inventar mi propia palabra…

Después de haber visto todos los enlaces a los blogs de mis compañeros de clase, me he dado cuenta de una cosa: a excepción de un par de ellos, no tengo ni idea de quienes son los escritores de los demás blogs. Por lo tanto, dudo mucho que mis compañeros, a excepción de unos pocos, contados con los dedos de la mano, sepan quien soy yo. Y yo que andaba tan preocupada con lo del anonimato…

Andaba yo también preocupada con el contenido de mis propios posts, cuando me puse a analizar la de algunos de mis compañeros. Encontré que sus posts comparten ciertas características al mio (y no, no voy a hablar de esto).

Quiero compartir, para dejar entrever algo de mi vida personal, que mi gata Mira se está muriendo… y este hecho hace que realmente no me acuerde de lo que dijo el señor Mario Bellatín, ni mucho menos lo que dijo el señor Benabou. Porque pasé el fin de semana entero o en emergencias, o aprendiendo mucho a cerca de cardiopatías felinas, o consultando al cardiólogo, o intentando rescatar al pobre bicho de Dove Lewis, donde una de las veterinarias de turno (que no había leido su historial médico) se proponía mantenerla allí una noche más.  Y para hacer más oficial el acto de compartimiento y hacer este blog mio un poco menos aséptico e impersonal, quiero compartir una foto de la paciente en cuestión. Para que veáis que para mi, ahora mismo, mi gata vale más que nada.

Mira Trujillo Scarola

Creo que he secuestrado el texto del mismo modo que Mario Bellatín secuestró la biografía de la señora Frida Khalo.  Pero no pasa nada, ya que estoy segura de que Mario Bellatín tiene un gato metido en algún cajón de su escritorio, aunque nunca lo confesará.

Siguiendo en esta nota de Bellatín, y habiendo tranquilamente descargado mi contenido emocional unas frases antes, quiero responder al escrito que publicó en el periódico The New York Times.  Me parece que el artículo es muy interesante. Pone de relieve el extremo que el sistema capitalista toma en muchos países del mundo, en donde todo está a la venta. Esto me hace pensar, que a lo mejor puedo alquilar otro gato para que muera en vez de mi gata Mira. Y esto a su vez, me hace sentir mal, porque a pesar de haber sido carnívora la mayoría de m vida, y de haberme zampado deliciosas paellas de conejo y pollo o un corderito lechal (menos de 8 semana de vida), me da pena que los gatos o los perros mueran.  Y entonces, ¿qué hay de los seres humanos? pues como cualquier otro ser humano cabal tengo que decir que no! Que es terrible que a la gente la maten de esa manera y no importa en donde ocurra el acto. Sin embargo, tal cual se habló en mi otra case de literatura lationoamericana, todos hemos tenido alucinaciones al volante o contado puntos imaginarios de viejas atropelladas… Pero que fácil es ser cínico en este mundo. Quizá lo que es difícil es el intentar el cambiar la sociedad en la que vivimos… pero dime tú lector (pobre de tí que todavía estás leyendo), ¿y tú que harías para cambiar este mundo loco y hostil en el que vivimos?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s