ENG 344 – DIARIO DE LECTURAS – CESAR VALLEJO

Imagen tomada a forma de prestamo temporal en  Google... https://www.google.com/search?q=CESAR+VALLEJO&espv=210&es_sm=119&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=DGNYUvKTE-ugyAH-h4GwBg&ved=0CAkQ_AUoAQ&biw=888&bih=763&dpr=1#facrc=_&imgdii=_&imgrc=CBHcC-vAKBwWxM%3A%3BmUB3K7LkxKSZKM%3Bhttp%253A%252F%252Fwww.poetryfoundation.org%252Fuploads%252Fauthors%252Fcaesar-vallejo%252F448x%252Fcaesar-vallejo.jpg%3Bhttp%253A%252F%252Fwww.poetryfoundation.org%252Fbio%252Fcaesar-vallejo%3B448%3B293

Imagen tomada a forma de préstamo temporal en Google… 

En este diario semanal, quiero hablar del lenguaje que Cesar Vallejo utiliza en su poema XVIII en  Trilce. Este poema se compone de veintitrés versos de rima irregular mayoritariamente de arte mayor en el que predominan los endecasílabos.

El tono de poema recoge dos temas: el de la angustia (cárcel) y el de la protección(madre). Este poema rompe con todos los esquemas poéticos tradicionales, convirtiéndose en un precedente vanguardista en el que el poeta “engendra estructuras poéticas caprichosas” carente en muchos casos de sentido que cuentan “el drama del hombre ante su existencia.” (311).

Poema XVIII de Trilce (1922)

Oh las cuatro paredes de la celda.   11
Ah las cuatro paredes albicantes      11
que sin remedio dan al mismo número. 12-1 = 11

Criadero de nervios, mala brecha,
por sus cuatro rincones cómo arranca                          5
las diarias aherrojadas extremidades.

Amorosa llavera de innumerables llaves,
si estuvieras aquí, si vieras hasta
qué hora son cuatro estas paredes.
Contra ellas seríamos contigo, los dos,                         10
más dos que nunca. Y ni lloraras,
di, libertadora!

Ah las paredes de la celda.
De ellas me duele entretanto, más
las dos largas que tienen esta noche                            15
algo de madres que ya muertas
llevan por bromurados declives,
a un niño de la mano cada una.

Y sólo yo me voy quedando,
con la diestra, que hace por ambas manos,                 20
en alto, en busca de terciario brazo
que ha de pupilar, entre mi dónde y mi cuándo,
esta mayoría inválida de hombre.

A primera vista lo que resalta es la estructura del poema. Las estrofas no siguen la estructura clásica y vemos que están compuestos de versos irregulares y libres. Tal cual se habló en la clase, una de las premisas vanguardistas es la de crear “choque”, y esto se aprecia a primera vista en el poema.  Los versos son de arte mayor. Vemos también que el ritmo es irregular.

En cuanto al tema del poema, en la primera y segunda estrofa vemos que el poema se enfoca en la descripción del ambiente que lo rodea. Parece estar preso en una celda. Cabe destacar la falta de verbos conjugados en las oraciones principales.

Ya en la tercera estrofa nos habla de esa presencia que el poeta describe como “amorosa” y “libertadora”, sin embargo habla de esta presencia de manera hermética y enigmática de la cual no sabemos nada.

E n la cuarta estrofa hace referencia a la figura materna, que posiblemente tenga que ver con la perdida que el mismo poeta experimentó meses antes.

En la última estrofa creo que habla de su sentimiento de inutilidad frente a ese encarcelamiento impuesto.

 

——————————————————————————————————————

El poema “Voy a hablar de la esperanza” que Cesar Vallejo escribió en prosa tiene gran  “hondura y ritmo” (330), en la que se ve una angustia y sufrimiento cíclico, eterno e inapelables.

Voy a hablar de la esperanza

Yo no sufro este dolor como César Vallejo. Yo no me duelo ahora como artista, como hombre ni como simple ser vivo siquiera. Yo no sufro este dolor como católico, como mahometano ni como ateo. Hoy sufro solamente. Si no me llamase César Vallejo, también sufriría este mismo dolor. Si no fuese artista, también lo sufriría. Si no fuese hombre ni ser vivo siquiera, también lo sufriría. Si no fuese católico, ateo ni mahometano, también lo sufriría. Hoy sufro desde más abajo. Hoy sufro solamente.

Me duelo ahora sin explicaciones. Mi dolor es tan hondo, que no tuvo ya causa ni carece de causa. ¿Qué sería su causa? ¿Dónde está aquello tan importante, que dejase de ser su causa? Nada es su causa; nada ha podido dejar de ser su causa. ¿A qué ha nacido este dolor, por sí mismo? Mi dolor es del viento del norte y del viento del sur, como esos huevos neutros que algunas aves raras ponen del viento. Si hubiera muerto mi novia, mi dolor sería igual. Si la vida fuese, en fin, de otro modo, mi dolor sería igual. Hoy sufro desde más arriba. Hoy sufro solamente.

Miro el dolor del hambriento y veo que su hambre anda tan lejos de mi sufrimiento, que de quedarme ayuno hasta morir, saldría siempre de mi tumba una brizna de yerba al menos. Lo mismo el enamorado. ¡Qué sangre la suya más engendrada, para la mía sin fuente ni consumo!

Yo creía hasta ahora que todas las cosas del universo eran, inevitablemente, padres o hijos. Pero he aquí que mi dolor de hoy no es padre ni es hijo. Le falta espalda para anochecer, tanto como le sobra pecho para amanecer y si lo pusiesen en la estancia oscura, no daría luz y si lo pusiesen en una estancia luminosa, no echaría sombra. Hoy sufro suceda lo que suceda. Hoy sufro solamente.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s